En el post d’avui vos present un nou espai d’aquest blog, Entrevistes. Avui tractarem el tema de la conducta antisocial de la mà d’un referent autonòmic en aquesta matèria, el psicòleg Bernat Vidal.

 

Esper que vos agradi!!!

 


Bernat Vidal i frase


Entrevistador (E): ¿Nos podría describir brevemente su trayectoria profesional?
Bernat Vidal (BV): Entre a trabajar al CS Pinaret en Enero del 2001. El recorrido funcional en el centro es: 1 año (no completo) Educador de centro; 10 años de Subdirector; 4 años Psicólogo; De entonces hasta el presente, Director del centro.

 

E: ¿Por qué escogió esta temática?
BV: Desde que cursé la carrera de psicología, la rama de delictiva es el área de conocimiento que mas me interesaba. A falta de campo de ampliación de estudios en esa época a nivel de especialización o formación complementaria opté por la práctica laboral directa como fuente de conocimiento, haciendo de esto mi profesión.

 

E: ¿A que nos referimos cuando hablamos de conducta antisocial, psicopatía y delincuencia juvenil?
BV: A un patrón de comportamiento estable que correlaciona con actos contra norma con graves consecuencias para víctimas, estado e instituciones.
Es, evidentemente, una conducta y con los mismos mimbres que otras se puede orquestar tanto su análisis como intervención. Pero las particularidades de las variables que influyen y las graves consecuencias personales y sociales que provocan obligan a un estudio particular junto con una intervención diferenciada.
Este fenómeno conductual no es nuevo, lo que ocurre es que en los últimos 100 años se han producido espectaculares avances en su análisis y tratamiento al punto de especializar la disciplina con independencia de otras. ¿Por qué?: pues la ciencia avanza siempre desde la necesidad y esta la generan los estados, que en este mismo periodo temporal, han asumido de forma más tutelar la protección de las personas en su territorio junto con sus bienes lo que obliga a penalizar actos contra los protegidos pero a la vez el deber de tratar e intervenir con los agresores.

 

E: ¿Qué factores explican la aparición, la reincidencia y el abandono de este tipo de comportamientos?
BV: Evidentemente multivariable. En tres grandes áreas: Personal, Socio-familiar y Comunitaria. Con una buena mezcla de factores estáticos y dinámicos que provocan un resultado tremendamente ideográfico (particular, individual y único) en un momento temporal concreto.
De este modo podemos encontrar variables como el consumo de sustancias importantes en la evaluación no por sí mismas sino como peso en la combinación ideográfica en una persona, mezclándose con otras muchas variables, en un momento determinado de su etapa vital. La respuesta, conducta antisocial, genera otras respuestas en el ejecutor que aumentan o disminuyen (pero no es el caso) las probabilidades de repetición ante situaciones similares.
Existen listados de variables con mayor grado de presencia en análisis delictivos dentro de cada una de las áreas comentadas. Pero lo verdaderamente importante es la combinación espectacular entre ellas que pueden llegar a ejercer en una persona y no en otra para emerger una conducta violenta o contra norma.
Dentro de las variables analizadas y su peso ponderado en una persona X, debemos de comenzar a cambiar la visión absolutista de todo o nada. O es impulsivo o tiene buen autocontrol. No. Las líneas actuales marcan una visión más dimensional de las variables o factores a analizar donde la persona puede moverse en ese continúo acercándose a un Factor Protector o de Riesgo (polos del continuo) no de un modo absoluto sino relativo y gradual.
Con respecto al desistimiento delictivo ocurre algo similar. Es un proceso complejo y multifactorial con una dificultad añadida. Su inicio es tan difuso que genera confusión con una especie de generación espontanea. Parece que una persona se levante un primero de año y comienza a dejar de hacer actos anti-norma para abrazar la conducta pro-social. No es, evidentemente, nada parecido. El inicio del desistimiento es insidioso y poco estudiado. Una subárea de conocimiento que deberíamos explotar para poderla precipitar. Si un elevado porcentaje de personas que delinquen lo dejaran de hacer tarde o temprano, cuanto antes y mejor conozcamos las variables que influyen en ellas (y no en otras) antes podremos actuar acortando años carreras delictivas.

 

E: En líneas generales, ¿Cómo se puede intervenir sobre esta población?
BV: Diferenciamos claramente el abordaje desde una institución o desde medio abierto por los condicionantes que contrae pero también por el diferente perfil delictivo – personal del atendido.
En líneas generales, de la exhaustiva evaluación desde la psicología de la delincuencia y la criminología se debe concluir un nivel de riesgo de conducta antisocial / delincuencial que es la base para establecer unos objetivos de tratamiento con el fin de reducir esos niveles. ¿Cómo? A través de los programas de contenido que tengamos al alcance para el caso (y el “para el caso” es importante ya que no todo vale por el compromiso de hacer algo llegando a ser contraproducente si no es adecuado para la persona atendida).
Es importante puntualizar que el proceso de Evaluación – Tratamiento – Evaluación continuo mientras dura la medida judicial, o se llega al suelo de riesgo de reincidencia, es sobre todas las áreas del caso y no únicamente la personal.

 

E: Con los recursos de que disponemos en nuestra comunidad, ¿Es viable la reinserción?
BV: Es muy complicada si seguimos la argumentación del punto anterior. Los programas de contenido para poder atacar los objetivos del caso que nos permiten reducir riesgo deben ser muy ajustados a la evaluación realizada. Esto nos lleva a la necesidad de contar con un abanico amplio de para poder personalizar y dejar el “pan para todos” para otras áreas (y no me refiero precisamente a la prevención donde también esta técnica genera más problemas que inocula conductas antisociales futuras).

 

E: Como sociedad, ¿Qué podríamos cambiar para favorecer la reinserción de los delincuentes juveniles y evitar la reincidencia?
BV: En el despacho de Dirección del CS Pinaret tenemos una frase impresa (entre muchas fotos de fútbol y música) de un tal Pitágoras de Samos: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Es tan contundente como real.
Cuanto antes se eduque, mejor. Reclamar como grito al cielo las dos A de la educación parental / social: Autoridad / Afecto.

 

E: Desde las instituciones, ¿Qué habría que tener en cuenta para reducir la delincuencia juvenil?
BV: Mejorar la especialización de los profesionales que trabajan en ellas.
Mejorar y ampliar la coordinación cooperativa entre instituciones. Compartir conocimientos hará crecer el área X y redundará en una mejor intervención general.

 

E: ¿Por qué parece interesar más el agresor que la víctima en el estudio de este campo de conocimiento?
BV: Buena pregunta.
Es cierto. El foco está en el agresor porque puede causar víctimas o daños en plural.
Un área de conocimiento de la criminología es la victimología o la evaluación – tratamiento de la víctima tanto para una mejor atención como generar su estudio como área. Se entiende que desde el punto de vista de la víctima se puede actuar en los tres niveles de prevención.
Como en todo lo que empieza, se necesita tiempo, dinero y profesionales implicados en su avance.
Un hándicap importante en esta área es la visión social de víctima a gran escala como miembros de una asociación de damnificados. Esto se aleja de la necesidad comentada líneas atrás.

 

E: ¿Quiere añadir alguna cuestión más?
BV: Gracias por las preguntas. Alejadas de drama y cuestiones escatológicas. Y gracias por enfocar a un mundo poco conocido pero que genera gran opinión pública.

 

E: Muchas gracias por su colaboración.